Encuentra lectores para tu libro

Consigue que una editorial lo publique

Publica tu libro

Albert Roquer Grau, autor de “Historias de un idiota”

“Historias de un idiota” se creó a fuego lento y sin unas directrices claras y su autor, Albert Roquer Grau experto en edición y guiones, la describe como un relato para reír y entretener. Quizá por eso los lectores han encontrado en ella una obra “fresca con la que evadirse de historias densas”

la foto (Albert Roquer)Háblanos del proceso de creación de “Historias de un idiota”

“Historias de un idiota” se creó sin tener un guión muy estructurado desde el principio,lo único que tenía claro es que quería contar cosas de alguien. Tenían que ser vivencias, experiencias de una persona, historias breves, pero no cualquier tipo de historias, sino historias absurdas, superficiales, simples, tontas, idiotas… igual que lo es su protagonista central, Poe. La mayoría de ellas están escritas en bares de Barcelona. Pedía algo para beber, enchufaba el portátil y escribía con impulsividad. De esa forma se empezó a forjar “Historias de un idiota”, hasta el día de hoy.

¿Por qué setenta y cinco narraciones y no una única historia para contar la vida de Poe?

Setenta y cinco es un número sin ningún significado en particular. Quizá, podían haber sido menos historias, pero más largas. Sin embargo, preferí mayor cantidad, sobre todo para ofrecer más variedad de temas, y más cortas para agilizar su lectura. Todas ellas son independientes entre sí, ya que una de las finalidades es contar distintas cosas que le ocurren al personaje en un espacio de tiempo inconcreto. Simplemente es la vida de alguien, de Poe, como podría ser la vida de cualquier otro. Y son situaciones idiotas que le ocurren a un personaje que es idiota, ya que muchas veces todos somos idiotas y hacemos idioteces, yo el primero, por supuesto. De todas formas, y sin valorar la idiotez como algo altivo y positivo, a veces, una buena forma de afrontar las adversidades es ser idiota – o parecerlo– y reconocerlo sin pudor, como hace Poe.

¿Existe alguna influencia directa en tu obra?

Yo no me considero un escritor profesional. Soy uno de tantos que escribe porque le gusta, porque le hace sentir bien, porque a veces –solo a veces– tiene necesidad de sacar lo que tiene dentro,… Pero eso no quita que, independientemente de nuestra profesión remunerada, no absorbamos de nuestro alrededor, como si fuésemos esponjas. A veces lo hacemos de forma consciente, y en otras, sin darnos cuenta. Al final, pasan los años y somos un cumulo de pedacitos de varias personas, cosas y experiencias vividas.

Me gustan muchos escritores consagrados, me apasiona el cine, observar a mi alrededor, mirar el mar… vaya, lo típico que hace todo el mundo. Todo eso es lo que me influye cuando intento escribir.

Como autor ¿Qué es lo nunca dejarías de tener en cuenta en una obra?

¡El sexo! El sexo explícito, el erotismo y todos sus derivados son importantísimos en la vida, y esa característica humana también tiene que aparecer en la literatura. La sexualidad, y la sensualidad que hay por todas partes, forman parte del día a día de las personas y de nuestra sociedad. Sé que hay un auge importante de novela erótica, y eso me parece muy acertado. Es una forma de hacer desaparecer algunos tabús y normalizar temas tan normales como puede ser, hablar de sexo. En mis obras me gustaría que hubiese un poco de muchos factores, y entre ellos, puntadas de sexualidad, pero sin excesos, todo en su medida.

Como lector ¿Qué es lo que te atrae de una lectura?

Me pueden atraer muchos elementos, entre ellos, la frescura del lenguaje, que te enganche el argumento, una obsesión para terminar el capítulo o el libro entero. Me siento más cómodo con autores que escriben con un vocabulario más llano, quizá más accesible a todos los públicos, y no los más recargados en su forma de expresarse. Pero si la historia es buena, se establece una química fantástica y brutal entre el escritor y el lector. Eso es a lo que aspiramos todos los que queremos escribir.

¿Qué opinas de nuestra iniciativa de crowdsourcing? (Somos la primera plataforma en unir la opinión de lectores con la labor de editoriales para apoyar la publicación de novedades)

Me parece una iniciativa única, y como tal, espero que tenga mucho éxito. La opinión de unos no tiene porque condicionar la de los otros, pero sí que se pueden retroalimentar. Si los lectores apoyan a una obra, es totalmente recomendable que las editoriales lo tengan en cuenta, lo valoren y saquen sus propias conclusiones. Lo que está claro, es que en EntreEscritores hay una gran variedad de categorías para satisfacer las necesidades de todos los lectores voraces.

Ocupas uno de los primeros puestos entre los más leídos y comentados de Entreescritores , nosotros queremos tener en cuenta a los lectores más activos de la plataforma ¿Qué te han aportado los comentarios?

Estoy muy agradecido a todos los lectores. Ellos son voces críticas e impagables. No te conocen de nada, leen tu obra y luego opinan, eso es fantástico. No reciben coacciones de ningún tipo, ni presiones externas. Son imparciales, y hoy en día, eso es una característica casi en vías de extinción. Sus comentarios son una parte importantísima de vuestra plataforma, y para mí son el engranaje básico para establecer un feedback entre todas las partes. De momento, los lectores se han portado muy bien conmigo, no les tengo que reprochar nada. Al contrario, estoy encantado que me critiquen de arriba abajo, lo peor de todo es la indiferencia.

¿Algún consejo a la hora de editar?

No soy nadie para dar consejos sobre el mundo de la edición. Creo que es un terreno complejo y con muchos factores a tener en cuenta. Solo repetiría lo que muchos otros han dicho antes que yo. Editar un libro no deja de ser un negocio, y como tal, a veces no se quiere arriesgar por autores desconocidos, sino por los que sabes que te funcionarán, como es obvio, desde un punto de vista económico. Que te editen una obra es ir un poquito más allá. Es levantar el pie y avanzar un peldaño más, y a la vez, tener miedo del paso conseguido. Yo solo aconsejaría trabajar, y luego, seguir trabajando. Es la única forma de conseguir algo.

 

¿Por qué auto publicar?

¿Y por qué no? Auto publicarse no deja de ser una opción más, de entre todas las que hay en el mercado actual, para conseguir la publicación de una obra. Creo que a la mayoría de nosotros nos gustaría una publicación clásica, sin coediciones o incluso, sin auto publicación. Pero la sociedad cambia de forma imparable. A día de hoy, existe una importantísima crisis económica, los hábitos de los lectores han evolucionado, la demanda editorial varía… y todo eso hace que muchos escribamos, que muchos intentemos que nos publiquen, y que muchos queramos conseguir lo mismo. Auto publicarse es otro camino que se puede escoger, y la plataforma de EntreEscritores es una oportunidad excepcional para salir del caparazón y tirarse al vacío a ver si alguien te recoge. Ojalá que existieran muchas más iniciativas así. Solo tengo palabras de agradecimiento a EntreEscritores.

 

La semana pasada LecturLab -un observatorio literario online- publicaba un reportaje en el que exponía cómo la piratería perjudica la venta de ebooks

Toda piratería conlleva perdida de algo, sea económico, intelectual,… Se tendría que regular más esta práctica ilegal, pero me imagino que no es tan fácil hacerlo. Internet es una herramienta gigantesca dónde el control absoluto es imposible. Pero los lectores se tendrían que concienciar de no hacerlo y descargarse el libro legalmente. Cada vez que se hace un acto de piratería, se le quita un poco de valor al autor que ha dedicado horas y más horas de esfuerzo en su obra. Por eso, es normal, que de ese fruto y dedicación, el autor pueda percibir sus beneficios y sus royalties. Y más en un sector, como es el literario, que ya es bastante complicado poder vivir de ello.

 

¿Papel o ebook?

La sociedad cambia y también las practicas de los lectores. Creo que escoger uno de los dos formatos es absurdo, ya que tampoco se puede ir contracorriente. Personalmente me gusta leer un libro en formato papel, pero estaría bien que siempre coexistieran los libros con su formato clásico, es decir, en papel, y también, los ebook, para los usuarios que lo prefieran. Tiene que haber todo tipo de oferta para todo tipo de lectores. Es simple estrategia de mercado: satisfacer la demanda existente.

1

 

 

Guardar

Email this to someoneShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrTweet about this on Twitter