Encuentra lectores para tu libro

Consigue que una editorial lo publique

Publica tu libro

Escuela de Escritores_entrevista con director_Javier Sagarna para Entreescritores

“Cada día surgen editoriales que apuestan por libros que las grandes no quieren, se conforman con tiradas cortas y buscan a un lector de no bestsellers”

Javier Sagarna, director de la Escuela de Escritores de Madrid nos habla de cómo la evolución de la literatura ha cambiado el sector editorial y cómo sus más de 1400 alumnos aprenden cada día que el “tesón y el esfuerzo” forja a los grandes escritores.

javiersagarna_escueladeescritores_entreescritores_publicar_libroLa Escuela de Escritores, que apoya a Entreescritores desde el principio, es desde el año 2003, un espacio de encuentro y aprendizaje para los escritores hispanohablantes del mundo entero y explora el oficio de la escritura a través de una metodología muy inspirada en la lectura y el comentario de textos. Debido a su éxito este sistema se ha exportado impartiendo cursos en países como Colombia, Finlandia o Polonia y también gracias a un equipo de profesores de primer nivel, la escritura creativa ha encumbrado a este ente hasta convertirse en una de las mejores escuelas de Europa.

“Escuela de Escritores está centrada en la enseñanza de la escritura creativa, así que el día a día consiste en clases y más clases. Cursos por la mañana, cursos en dos horarios por las tardes, novela, relato, poesía, guión de cine, periodismo, literatura infantil y juvenil, asignaturas teóricas o prácticas del máster de narrativa. Un ir y venir de profes y alumnos por los pasillos, uno que saca un libro de la biblioteca, dos que toman un café, otro par terminando sus relatos en la salita del fondo, cruzarse en el recibidor con un Premio Cervantes que viene a dar una conferencia en el aula del piano, así pasan los días en la Escuela. Y algo muy parecido pasa en Internet, donde el campus hay días que casi echa humo de tantos cursos nuevos que se abren, lecciones que se entregan, comentarios de los profesores a la última propuesta, preguntas de los alumnos, chats en los que se analizan libros, un sin parar. Por supuesto, también hacemos cosas fuera: talleres en bibliotecas, corrección de textos, tenemos pequeñas subsedes en Zaragoza y en Burgos, incluso hemos impartido talleres en lugares tan dispares como Colombia, Polonia o Finlandia. Y si no, pues andamos en la presentación de algún libro o tomando una caña con los alumnos a la salida de clase”.

¿Que destacarías en vuestra trayectoria?

Ha habido muchos: iniciativas como Apadrina una palabra, el lanzamiento del Máster de Narrativa con aquella lección inaugural que impartió Alessandro Baricco, nuestra admisión en la Asociación Europea de Programas de Escritura Creativa que ahora presidimos, cada una de las fiestas de Carnaval, el homenaje a Edgar Allan Poe, tantas presentaciones de libros de alumnos y profesores que resulta difícil elegir una, el hermanamiento con la Escola d´escriptura de l´Ateneu barcelonés, la inauguración de la actual sede en Madrid, el concurso Relatos en Cadena con la Cadena SER, la incorporación hace ya tiempo de profesores como Ángel Zapata o Eloy Tizón, la apertura del nuevo campus virtual, el curso internacional Fundamentals of Poetry, el proyecto Melting Plot, los 100.000 amigos en Facebook, y podría seguir un buen rato mencionando momentos importantes. De todas formas, yo siempre me quedo con los momentos que vendrán, los que están en camino, que serán aún más emocionantes.

¿Con cuántos alumnos contáis?

Cada año pasan por la Escuela más de 1400 alumnos, lo que nos permite mantener también los cursos virtuales. A ellos hay que sumar los alumnos del Máster de Narrativa (máximo 15 por promoción), los de los talleres de Burgos y Zaragoza, los cursos de verano, los talleres que impartimos en bibliotecas, etc. Mucha gente que confía en nosotros y que, en estos tiempos que corren, apuesta por escribir.

 

¿Alguno que querías destacar?

Muchos, todos los años son decenas los alumnos que publican y ganan premios, muchos más los que, a base de tesón y esfuerzo, dan un salto adelante en su escritura, otro paso más en este largo camino. Paula Lapido, Ignacio Jáuregui, Manuel Espada, Ana Campoy, Irene Cuevas, son algunos de los nombres que más destacan, junto con alumnos del Máster como Blanca Bettschen, Alfredo de Andrés Ramos, Carmen Estirado o Esther Ginés, pero ya digo que son muchos los destacados y muchísimos más los que están en camino. Además, no son pocos los que, tras haber sido alumnos, se incorporan al equipo de la Escuela como profesores, lo que también nos llena de satisfacción.

 

¿Qué cualidades necesita poseer todo escritor que se precie?

Paciencia y pasión por la escritura, a partir de ahí uno debe cultivar una mirada propia, encontrar sus propias historias y atreverse a contarlas mojando la pluma en sangre, como siempre decía el maestro Enrique Páez, y, por supuesto, dominar las técnicas y recursos del oficio.

 

Paula Lapido, Ignacio Jáuregui, Manuel Espada, Ana Campoy, Irene Cuevas, son algunos de los nombres de alumnos que más destacan

 

¿Algún rasgo en especial que suelen tener todos los escritores?

Escriben.

 

¿Cómo se aprende a escribir?

Con paciencia, con trabajo, con vocación. También leyendo mucho y teniendo grandes maestros. Y, por supuesto, escribiendo mucho, practicando las técnicas, aceptando que antes de los textos buenos tendrán que venir los malos, que habrá que corregir, mejorar, dándose permiso para equivocarse. Así, poco a poco, uno acaba por escribir realmente bien.

 

¿Qué sistema de enseñanza aplicáis en vuestros cursos online?

Nuestro campus virtual está diseñado para reproducir, con la mayor fidelidad posible, las estrategias docentes de los cursos presenciales. Así, se trabaja en grupo, en foros en los que se comparte todo: los materiales teóricos y las propuestas de escritura, los textos, los comentarios, las dudas, de esta forma el aprendizaje es más completo, pues no solo aprendemos de los comentarios a nuestros textos, sino también de los que reciben los compañeros. Además, potenciamos que los alumnos se comenten entre sí, pues así el autor recibe más opiniones y el trabajo de opinar y analizar sirve para alimentar a nuestro crítico interno, que es quien, a fin de cuentas, ha de corregir después nuestros propios textos. Además, de forma periódica los alumnos y el profesor se encuentran en un chat, que suele ser el entorno en el que se comentan las lecturas del curso (todo curso de Escuela de Escritores lleva una lista de lecturas para ir realizando a lo largo del mismo, que luego se analizan y comentan) y, de forma más directa y distendida, se resuelven dudas y se comenta la marcha del curso.

¿Ha cambiado la forma de crear literatura con las nuevas tecnologías?

No necesariamente. Tal vez se ha simplificado un poco, se ha democratizado. Supongo que había que ser un poco héroe para escribir en pergamino, con una pluma de ganso mojada en tinta a la luz de una vela. Y hacerlo a mano o con máquina de escribir también tenía su ciencia. Ahora, con el procesador de textos de un ordenador resulta mucho más sencillo y abordable por más gente.

Por lo demás, es cierto que están apareciendo nuevos formatos que tienden a la levedad y a lo breve, y que el lector pide cada vez más una lectura más dinámica, que incluso muchos gustan más de surfear sobre los contenidos que profundizar en ellos. Pero no creo que sean efectos tan determinantes, al menos de momento. Cambia el soporte, pero el viejo arte de contar historias sigue ahí, intacto.

 

Potenciamos que los alumnos se comenten entre sí, pues así el autor recibe más opiniones y el trabajo de opinar y analizar sirve para alimentar a nuestro crítico interno

 

¿Qué os atrae de EntreEscritores?

Creemos que EntreEscritores es un espacio muy útil tanto para los escritores noveles como para las editoriales independientes. Estamos viviendo un momento muy conservador en el mundo de la edición; que las editoriales, gracias a EntreEscritores, puedan acceder a una serie de obras literarias que, si nos permitís la expresión, ya han sido “testadas” por los lectores teje una buena red ante el riesgo que supone lanzar a un autor inédito.

 

¿Qué es “Las llaves de casa”?

Las llaves de la casa es una novela que ha surgido del Máster de Narrativa, la cuarta que se ha publicado, hasta la fecha. Su autora, Carmen Estirado, fue alumna de la segunda promoción y estuvo trabajando en esa novela durante todo el segundo año, pues fue su proyecto de fin de máster. Trabajó mucho y bien, luego recibió un informe de lectura de uno de nuestros profesores y siguió trabajando con esas recomendaciones hasta que la novela se convirtió en lo que es, un novela excelente, de esas que uno se alegra de que hayan caído en sus manos. Carmen supo aprender hasta poder escribirla, supo corregirla y pulirla hasta que estuvo perfecta, supo luchar por publicarla y ahora lucha para que llegue a los lectores. En su aventura se resumen, en buena medida, las claves de ese deseo sin límites que necesita uno para convertirse en escritor. Por eso, podemos decir sin temor a equivocarnos, que esta novela de Carmen no es sino la primera de las que ella escribirá.

 

escuelaescritores_entreescritores

 

 

¿Necesita “reciclarse” un escritor?

Si por reciclarse se entiende estar atento a lo que sucede a su alrededor, leer a los nuevos autores que surgen, a las nuevas tendencias, no cabe la menor duda de que sí. Hay, por supuesto, escritores con un imaginario propio, que se alimentan de pulsiones muy propias y que necesitan más el contacto consigo mismos que con los demás. Pero aun en esos casos, saber lo que ocurre en su mundo difícilmente puede perjudicarles.

 

¿Qué momento vive el sector editorial en España?

Malo y bueno. Malo porque hay menos lectores y porque las grandes editoriales se están volcando sobre operaciones que les dejen un margen comercial grande, corren pocos riesgos. Y lo mismo ocurre con los grandes distribuidores y la mayoría de las cadenas de librerías.

Sin embargo, el momento también es bueno porque casi cada día surgen nuevas editoriales que apuestan por esos libros que las grandes no quieren, editoriales que se conforman con tiradas más cortas, pero que editan muy bien y buscan a ese público lector que no vive de bestsellers sino de literatura. Y lo buscan no solo en España, sino cada vez más también en Latinoamérica.

Está turbulenta la cosa, divertida.

 

¿Apuestan las editoriales lo suficiente por los autores inéditos?

Las grandes prácticamente han dejado de hacerlo. Sin embargo, hay editoriales más pequeñas que, es cierto que con cuentagotas, les abren sus colecciones y les dan esa primera oportunidad tan importante.

¿Diríais que algún género literario en especial vive un momento dulce?

El microrrelato puede decirse que está de moda, y sin duda el relato a secas es uno de los pilares de la narrativa actual, junto con los textos de no ficción. Sin embargo, al final lo que se vende son mayoritariamente novelas

 

Email this to someoneShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrTweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *