Encuentra lectores para tu libro

Consigue que una editorial lo publique

Publica tu libro

Freixas: «Las editoriales apoyan a los varones a lo largo de su carrera mucho más que a las escritoras»

Escritora antes que periodista, creadora de universos donde el género no es más que una etiqueta sin identidad. Clara y concisa, así es Laura Freixas. Su obra más reciente «Una vida subterránea» fue descrita por Rosa Montero como el más sorprendente ejemplo de memorialismo escrito por una mujer en España.

 

«Mis diarios son bastante representativos de en qué consiste y qué implica una vocación literaria, especialmente en el caso de una mujer»

 

Un ejemplo más de la simbiosis entre periodismo y literatura pero ¿Qué nació antes, la escritora o la periodista?

La escritora, sin lugar a dudas. Me siento escritora y quiero serlo desde que tengo uso de razón. Lo de periodista es circunstancial.

 

La calidad de la representación literaria femenina en España ha sido por años indudable pero ¿En qué momento se encuentra?

La literatura escrita por mujeres (procuro evitar lo de «femenina» porque tiene mucha carga ideológica) crece y se diversifica, pero muy despacio. Nacen muchos talentos, pero a menudo se agostan, no florecen porque nadie los riega con suficiente constancia. Las editoriales apoyan a los escritores varones a lo largo de su carrera mucho más que a las escritoras. A estas, tarde o temprano tienden a dejar de publicarlas,  salvo si venden mucho.

 

¿Puede usarse realmente  ese término: “literatura femenina”?

Yo prefiero decir «literatura escrita por mujeres», aunque sea un poco largo, porque ¿qué es lo «femenino»? Pura ideología. ¿Quién lo define?-… Es un terreno muy resbaladizo, que nos llevaría por ejemplo a decir que en la obra de un escritor varón hay rasgos femeninos, o rasgos masculinos en la obra de una escritora… y no terminamos nunca. Es una lástima que en español no tengamos un término tan neutro como el inglés female (distinto de feminine y de feminist). Lo que más se le parece es «de mujeres».

 

¿Cómo es esa literatura escrita por mujeres que se vende tanto?

¿De dónde sacáis la idea de que la literatura femenina o de mujeres se vende mucho? Me sorprende que aparezca una y otra vez, aquí y allá. No tiene ninguna base. Mirad la lista de los libros más vendidos en cualquier periódico: casi nunca hay mayoría de autoras, de hecho lo habitual, y llevo muchos años contándolo, es que la mayoría sean varones. Lo que hay en el fondo de esa idea no es ningún dato científico, sino un prejuicio ideológico: Se da a entender que las escritoras hacen «best-seller», mala literatura comercial, en vez de buena literatura. Se trata así, una vez más, de asociar lo femenino con lo desvalorizado

 

 

¿Lo que se feminiza se desvaloriza?

Ciertamente. Cuando las carreras humanísticas empiezan a ser de mujeres, se convierten en «carreras basura», mientras que las carreras técnicas se pagan mejor y se valoran más. Cuando los cocineros son hombres se llaman chefs y se dispara su prestigio.

 

Te diste a conocer con los cuentos de “El asesino en la muñeca”  y posteriormente llegarían tus novelas  ¿Te sientes más cómoda moviéndote en la narrativa breve o en la novela?

Me siento cómoda en todos los géneros: novela, cuento, ensayo, autobiografía, diario… excepto la poesía, que admiro mucho pero soy incapaz de practicar.

 

¿Qué ha cambiado desde ésa primera obra hasta “Una vida subterránea”?

He madurado mucho, personal y en consecuencia, literariamente. Creo que profundizo más y matizo más, y que he encontrado mi voz, mis temas…

 

¿Es “Una vida subterránea”   el espejo de las escritoras del S.XXI?

Me gustaría que lo fuera. Creo que mis diarios (de los que en breve publicaré el segundo volumen) son bastante representativos de en qué consiste y qué implica una vocación literaria, especialmente en el caso de una mujer, cuyas circunstancias, para bien y para mal, son distintas de las de un hombre.

 

 

El escritor ¿Nace o se hace?

Se nace con la vocación, pero el oficio se aprende. Ante todo leyendo mucho, mucho, mucho, y no cualquier cosa ni de cualquier manera sino eligiendo bien, formándose un gusto propio -una genealogía propia-, y con un lápiz para subrayar, tomar notas, aprender. y luego, claro, escribiendo, y tirando muchos textos a la papelera, que como decía Hemingway, es el mueble más importante en casa de un escritor.

 

Como crítica literaria ¿Qué le exiges a una novela?

Ante todo, que me convenza de la necesidad que su autor/a sentía de escribirla. Que no es un mero ejercicio, que no la ha escrito solo para acceder al prestigio de ser escritor/a o para ganarse la vida, sino para expresar algo que le importa y hasta que le duele.

 

¿Cómo han influido en tu obra las críticas?

Hay críticas (buenas o malas) que no me influyen porque no dicen nada, o porque no han entendido lo que yo me proponía. Hay otras en cambio que sí entienden, que sí conectan: y esas, si son malas duelen y si son buenas alegran mucho, pero en cualquier caso son útiles. De todos modos la crítica es cada vez más inane, al menos la literaria y en nuestro país. Ya (casi) nadie se atreve a opinar, (casi) nadie se moja, (casi) nadie tiene autoridad.

 

Email this to someoneShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrTweet about this on Twitter