Encuentra lectores para tu libro

Consigue que una editorial lo publique

Publica tu libro

Entreescritores da visibilidad a autores independientes

Juan Nadie, autor de `Tras el último destello´: «Entreescritores ofrece alternativas a los escritores inéditos»

«De alguna forma, de tanto engullir palabras, llegó un momento en que empecé a vomitarlas». Así surgió «el gusanillo» de la escritura en este autor novel que confiesa que «el paro y la frustración de buscar trabajo y no encontrarlo, me llevaron a explorar otras maneras de mantener la mente ocupada».

Y a juzgar por los resultados parece que su idilio con la literatura ha resultado fructífero. Además de autopublicar «Tras el último destello» en Entreescritores.com también ha probado con varios relatos que han visto la luz compilados en antologías que él denomina de aficionados.

tras el ultimo destello¿Cómo nació «Tras el último destello»?

Me resulta difícil señalar cuando una idea nace en mi cabeza. Las ideas germinan, brotan y empiezan a crecer, pero sólo cuando tiene un cierto tamaño me doy cuenta de que están ahí. «Tras el último destello» debió ser algo más o menos así:

La burocracia es esa cosa absurda e innecesaria que todos tenemos que sufrir en este mundo. A veces pienso que llegará el momento en que la burocracia crezca canto, que provoque el colapso de la civilización. Se me ocurrió un buen día que sería una broma muy pesada que existiese una vida después de la muerte, y que allí, en el supuesto cielo o paraíso, también existiese burocracia. Así empecé a escribir la novela. Al principio se trataba de un relato corto nada más, algo más bien cínico y con humor negro que sirviese como crítica mordaz a la burocracia del mundo real. Pero el relato y sus personajes empezaron a crecer, a ocurrirles cosas, tomaron las riendas de la historia, y al final el relato se convirtió en una novelita.

 

Los lectores de esta novela de ciencia ficción afirman que es un best seller ¿Qué opinas? ¿Qué consideras tú un best seller?

¡Hombre! ¿Un best seller? ¡Ojalá! , je,je.

Un best seller no es más que un producto del mercantilismo consumista en el que nos vemos sumergidos. Es una novela, no necesariamente buena, que ha vendido mucho porque lleva detrás una extensa labor de promoción y márquetin. Mi novelita está muy lejos de ser algo así, desde luego. Pero quien sabe, la fama, la gloria y la fortuna pueden estar a la vuelta de la esquina, je,je.

Cuando un lector te dice que tu relato es un best seller significa, entiendo yo, que le ha gustado. La historia le ha parecido entretenida y ha pasado un buen rato leyéndola. Es una manera de darte las gracias. Una manera terriblemente satisfactoria y halagadora para el autor, que agradezco de todo corazón. Una gozada, vaya. Este tipo de comentarios te hacen seguir escribiendo y te hacen pensar que lo que escribes no es del todo una porquería.

 

¿Por qué resulta inclasificable?

La historia que se narra en «Tras el último destello» no pertenece en realidad a ningún género en concreto. No es ciencia-ficción, aunque hay algunos comentarios de los personajes que podían apuntar en esa dirección. Tampoco es fantasía en el sentido tradicional, con elfos, magos y dragones. Tampoco es una historia policiaca, drama costumbrista, novela romántica o historia de terror, aunque los personajes están todos muertos. Incluso al final tiene una cierta aura mística.

Así que como no tenía muy claro como clasificarlo, pensé que una manera de atraer al lector hacia la novela era clasificándola como inclasificable. Y qué cada lector decida.

 

Aunque tu obra sea inclasificable ¿Tienes predilección como autor por algún género?

Sí. La ciencia-ficción. Siempre me ha atraído la ciencia, mi formación académica y profesional es científica. Hay una preciosa cita de Albert Einstein que dice: «toda nuestra ciencia, comparada con la realidad, es primitiva e infantil… y sin embargo, es lo más preciado que tenemos». Estoy totalmente de acuerdo. Y la ciencia como entretenimiento lleva ineluctablemente a la ciencia-ficción. O la ciencia-ficción te lleva a la ciencia, tanto monta, monta tano.

Me gusta que una novela, además de estar bien escrita, bien estructurada y tener personajes bien delineados, tenga ideas interesantes y novedosas. Que tenga chicha en la que hincar el diente. Considero que la ciencia-ficción es el género literario que te ofrece eso con más frecuencia y más profundidad. Le ofrece al autor la posibilidad de narrar situaciones alternativas que no tienen cabida en la realidad histórica o actual. La ciencia-ficción te amplia los horizontes mentales más que ningún otro género, por eso es mi predilecta. Aunque también leo otras cosas, desde luego.

 

Un best seller no es más que un producto del mercantilismo consumista en el que nos vemos sumergidos. Cuando un lector te dice que tu relato es un best seller significa que le ha gustado y es una manera de darte las gracias terriblemente satisfactoria y halagadora 

 

¿Por qué «escapar del paraíso»?

El paraíso al que llega Gabriel, el protagonista de «Tras el último destello», después de morir, es en apariencia un lugar idílico, con cielos azules, verdes praderas y jardines hermosos. Pero en realidad no es más que una prisión sin barrotes en la que todos sus habitantes se sienten frustrados y aburridos. En realidad se trata de un viejo cliché. Una cárcel de oro, por muy dorada que sea, no deja de ser una cárcel. Hay que tratar de escapar de ella. Esa quizás sea la idea principal de la novela. Rebelarse contra una situación que, por muy cómoda que sea, no deja de ser una imposición.

¿Qué encontrará el lector?

¡Uf! Eso es difícil de decir. Habría que preguntarle al lector, ¿no? Je, je.

Yo espero que encuentre una historia curiosa que le mantenga entretenido durante el tiempo que tarde en leer la novela. Con eso me doy plenamente por satisfecho.

 

En tu obra tratas la burocracia ¿Qué opinas de la «burocracia editorial» en España?

Mi experiencia editorial hasta la fecha ha sido mínima. Las editoriales españolas se han limitado a ignorarme de momento. Pero como escritor aficionado, he leído las experiencias que otros escritores han narrado en sus blogs y páginas webs. Algunas son verdaderamente dantescas. Como el escritor que publicó una novela, la primera edición, más bien limitada, se vendió bien. Pero la editorial decidió no sacar una segunda edición, y como tenía los derechos de autor, la novela se quedó olvidada en el cajón, sin que el autor pudiese hacer nada al respecto, aunque recibía correos de lectores que le preguntaban dónde podrían comprar un ejemplar del libro. O el de una escritora que firmó un contrato en el que la editorial se quedaba con los derechos de autor de su novela durante no sé cuantos años, y además con los derechos de las próximas cuatro novelas que la autora escribiese. Unas condiciones absolutamente ridículas.

Esta situación, en la que el escritor novel es casi un esclavo de la editorial es un modelo a extinguir. Hoy día, por fortuna, internet y plataformas como Entreescritores nos ofrecen alternativas a los escritores inéditos. Ya no necesitamos a las editoriales para publicar. Ya no tenemos que aceptar condiciones draconianas. Aunque una editorial te ofrece unas posibilidades logísticas y de promoción que normalmente el autor novel no tiene, desde luego. Pero esa quizás vaya a ser, pienso, la función primordial de las editoriales en un futuro próximo: la del repartidor.

Internet, el libro electrónico y las plataformas digitales han cambiado y siguen cambiando el mundo literario y editorial. Además, la autopublicación ya no está tan estigmatizada como lo estaba antes. Por lo que he podido leer, las editoriales españolas parecen resistirse a los nuevos tiempos y tratan de aferrarse a los modelos conocidos. Pero las cosas han cambiado mucho en otros países, y aquí también cambiarán tarde o temprano. Es lo que hay. O se adaptan a las nuevas formas de publicación, o desaparecerán.

 

¿Por qué decidiste publicar tu libro en Entreescritores.com?

Mandé «Tras el último destello» a varios concursos y editoriales, y sólo obtuve silencio. Así que decidí embarcarme en la autopublicación, primero digital y luego en papel, para sacar la novela al mundo y que no acabase apolillándose en el disco duro de mi ordenador. Buceé por la red y Entreescritores me pareció un buen lugar, con buenas posibilidades y con la actividad suficiente para que la novela no pasase del todo desapercibida. Así que colgué la novela. De momento, encantado de la vida.

 

Internet, el libro electrónico y las plataformas digitales han cambiado y siguen cambiando el mundo literario y editorial. Además, la autopublicación ya no está tan estigmatizada como lo estaba antes

 

¿Destacarías algún otro autor de la plataforma?

No llevo demasiado tiempo en la plataforma, así que todavía me queda mucho por explorar. Me he bajado unas cuantas novelas, pero aún no las he leído todas. Se me amontonan las lecturas. A ver si alguien inventa el día de treinta y seis horas, que así no doy abasto.

Una de las cosas buenas, creo yo, que tienen las plataformas digitales como Entreescritores es que puedes encontrar obras curiosas y originales, obras que se separan de la corriente principal impuesta por mercados y editoriales. Entre las novelas que me he bajado de la plataforma, hay dos que han resultado ser una grata sorpresa en ese sentido. Estoy seguro de que encontraré muchas más.

 

 

 

 

 

 

Email this to someoneShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrTweet about this on Twitter

2 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *