Encuentra lectores para tu libro

Consigue que una editorial lo publique

Publica tu libro

Préstamo digital: el ebook llegó a las bibliotecas aunque no le sepamos

Las ventas de novelas han mejorado sin embargo el sector editorial español se mantiene en una imperecedera crisis que aburre. Sí, aburre, por tanto repetirlo y tan poco actuar acabamos sumidos en el aburrimiento total.

Una de las pocas iniciativas que se están llevando a cabo para mejorar esta situación es la mejora del préstamo digital de ebooks, sin embargo, y como siempre, vamos a la zaga de países como EEUU, Italia, Suecia o Canadá. Y no decimos que vamos a la zaga porque sí, sino porque algunas de estas bibliotecas  pioneras en el mundo llevan ya entre 3 y 10 años prestando ebooks; mientras que el modelo español no está muy unificado y empieza a despegar.

Murcia, Galicia o Madrid son algunas de las comunidades que ya tienen sus propuestas en marcha, junto al caso más reciente, el de Extremadura. Sin embargo el pasado mes de febrero el blog de DosDoce destabacaba el desarrollo de eLiburutegia, la propuesta de préstamo diseñada en Euskadi:

 

Cabe resaltar la sorprendente evolución de la plataforma eLiburutegia del País Vasco, que en tan solo tres meses desde su puesta en marcha ha logrado convertir a más usuarios en lectores digitales que otras plataformas de préstamo digital en 5 años

 

Una cifra para nada desdeñable en medio de esta nueva caída o pérdida de interés del consumidor en el ebook.

¿Supone el préstamo digital el reenganche del lector hacia el ebook? La responsable de la Red De Bibliotecas Públicas catalanas, Carmen Fenoll, daba algunas pistas desde blok de bid, el  blog de la Universidad de Barcelona:

 

El 55% de los usuarios que respondieron a un estudio de usuarios de Finlandia comentó que el préstamo digital les llevó a interesarse más por la compra de libros digitales

 

Un modelo de préstamo esperanzador que llega ofreciendo nuevas oportunidades. Al más que probable incremento de amantes del ebook se suman modelos de negocio que pueden cubrir las startups y, cómo no, la autopublicación como suministradora de contenidos a las bibliotecas.

Las bibliotecas que ofrecen esta posibilidad suelen trabajar con las editoriales, autores o agregadores a través de licencias. En casos como el de EEUU hasta hace muy poco la gran mayoría de sus bibliotecas  cubrían el servicio a través de OverDrive, un distribuidor digital nativo de ebooks, música y audiolibros. Overdrive proporcionaba a editoriales y bibliotecas una gestión de servicios de descargas digitales para préstamos. Sin embargo algunas bibliotecas, como el caso de la Red de bibliotecas de California, CALIFA,  decidieron desarrollar  ellas mismas un sistema más depurado. Así en 2013 nació la plataforma de libros electrónicos Enki. Esta plataforma utiliza una versión modificada de software de código abierto que les permite manejar los libros con DRM y permite participar a las bibliotecas públicas más pequeñas en la compra directa y gestión de una parte significativa de sus colecciones de libros electrónicos sin una licencia sobre este contenido desde un agregador principal.

En el caso español la Secretaría de Cultura apostó por la plataforma de distribución Libranda, ya que buscaban unificar el préstamo online de ebooks para las bibliotecas de todo el país.  Nació hace un año y se trata de un  servicio gratuito para todo el que cuente con carné de usuario de biblioteca pública.  Cada usuario dispone de una cuenta desde la que realiza la petición de préstamo y encontrará el catálogo de libros disponibles en su comunidad autónoma a través de la web, desde la que podrá descargarse los ebooks a su ordenador, tableta, smartphone o e-reader. Se trata de un servicio accesible las 24 horas del día siempre  y cuando el usuario tenga conexión a internet y es la biblioteca la que determina el plazo del préstamo.

Algo muy parecido es lo que propone la Diputación de Badajoz y la Fundación Sánchez Ruipérez, con Nubeteca, un proyecto al que recientemente se ha sumado la colaboración de Bubook.

 

¿Por qué la autopublicación ofrece una oportunidad importante en el préstamos digital?

Quien posee un eReader lo sabe, se compran ebook de manera un tanto compulsiva porque es cómodo, sencillo y fácil descargar novedades. Curiosamente cuando acudes a descargar lecturas de plataformas como Amazon, Bubook o Casa del Libro, te encuentras con que están alimentadas sobre todo por obras autopublicadas. Eso es algo que no se escapa al conocimiento de bibliotecarios (no olvidemos el acuerdo de la red de bibliotecas catalanas  y Seebook)

Una de las bazas de crecimiento de las bibliotecas de  Estados Unidos son sus colecciones dedicadas a obras autopublicación, especialmente de autores locales. En España además de las colaboraciones de Seebook y Bubook poco más sabemos de apuestas fuertes por la autopublicación dentro de los catálogos de préstamo digital en bibliotecas…

El préstamo digital de Euskadi: claves

Liburuklik, el resultado del acuerdo entre el Gobierno vasco y los representantes de los editores de Euskadi

20 préstamos por título durante un tiempo indefinido, sin límite temporal para que los veinte préstamos se lleven a cabo

El Gobierno Vasco no deberá renovar la licencia correspondiente hasta que expire el último de sus préstamos.

Objetivos:

  1. Apoyar la edición digital de las editoriales de Euskadi
  2. Fomentar la digitalización de la lectura
  3. Ofrecer una alternativa legal a la piratería
  4. Estos archivos cuentan con una protección que no permite copia, ni difusión a otros usuarios.
  5. Streaming: Liburuklik permite la lectura del título seleccionado en la nube, excepto en los e-readers.

 

Te interesará:

Las biliotecas temen al préstamo digital

Email this to someoneShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrTweet about this on Twitter