Encuentra lectores para tu libro

Consigue que una editorial lo publique

Publica tu libro

Raúl Prunell Holgado, autor de «El viejo de joven fue niño»

Tras el deseo de emocionar y emocionarse y con dos libros de poesía y una obra de teatro representada, Raúl Prunell presenta su poemario «El viejo de joven fue niño». Una obra emotiva y despojada de artificios con muy buena acogida entre los lectores.

Raúl Prunell

 ¿Qué te atrae de la poesía?

Su capacidad de llegar a la esencia de las emociones, sensaciones o sentimientos. Su musicalidad y su afinidad a la canción. También es un género muy abierto, con infinitas posibilidades formales. Yo a veces incluyo diálogos, como en el teatro y en la vida real, y no se me hace extraño. Luego, un poema se hace más rápido que una novela y yo soy bastante impaciente.

¿Por qué “El viejo de joven fue niño”?

La frase vino de la necesidad de condensar en un título el paso del tiempo. Esto quiere decir que todos somos o un niño, o un joven o un viejo. Y mis poemas toman las tres perspectivas. No quiere decir que un joven no pueda sentirse viejo o que éste no pueda sentirse niño, no. La frase engloba todas las edades. Además, creo que la frase llama la atención.

 

¿Es necesario aprender a leer poesía?

¿Para qué?¿ Para escribir poesía? Hombre, lo mejor es aprender a escribir, escribir, leer y aprender a leer. Cuantas más armas, más munición tendrás en la cabeza. Yo ahora estoy haciendo un curso de poesía moderna para aprender de otros autores y también para escuchar lecturas. Me gusta, y pienso que cada uno tiene que leer sus poemas para escribirlos, para saber cómo suenan. Es importante.

 

Afirmas buscar la simplicidad ¿Cómo?

Con los años me di cuenta de que los versos no sólo eran para hacer bonito. Eran para la gente y a la gente hay que ponérselo fácil. Por un lado, busco la simplicidad para llegar más al lector y, por otro, cada vez me gusta más la sencillez y la claridad.

 

¿Arte por placer estético o motivado por una necesidad?

Un poco de todo. El placer está. A mí me gusta escribir, me lo paso bien mientras lo hago. Persigo alguna forma de belleza, desde luego. Pero también es una necesidad. Yo empecé a los 14 años a escribir para evitar el aburrimiento. A veces en casa y, aunque tengo tres hermanas a las que quiero mucho, había juegos que no eran para mí. Entonces comencé a escribir cosas que imaginaba. Y también pensaba que podría regalar poemas a las chicas que me gustaban. Lo cierto es que no atendí a motivos sociales hasta mucho más tarde.

 

Los lectores de “El viejo de joven fue niño” afirman que les encanta el realismo mágico de tu obra”…

Al principio me sorprendió. Yo soy consciente de utilizar metáforas fantasiosas con elementos muy cotidianos. Quizá en las comparaciones hay un punto de locura o de surrealismo. Me lo tomo como un elogio.

 

¿Cómo han influido en tí los comentarios de tus lectores?

Pues básicamente me han servido para seguir adelante. Para darme ánimos a seguir en esto de la poesía. He tenido pocos lectores al principio, pero muy fieles, porque yo me lo busqué. A todos ellos y ellas les debo mucho. Ahora, con EntreEscritores, me he dado cuenta de lo importante que es el diálogo para mejorar y conocer otros puntos de vista. Ha sido un paso de gigante y estoy encantado.

 

¿Por qué has incorporado ilustraciones a tu obra? ¿Imágenes y letras se retroalimentan?

Las ilustraciones son una manera más de atraer al lector. Esta era la idea. Hoy en día la cultura visual impera sobre la escrita. Entonces pensé que la combinación de poema e ilustración sería más atractiva para el público. Tuve la suerte de contar con el talento de mi amigo Pep Trias, el autor de los dibujos, que da su propia interpretación de los versos. Sí, creo que las imágenes y las letras se ayudan y el resultado es mejor. También creo que la imagen de portada, obra de mi amiga y excelente fotógrafa Paula Arbide, ayuda muchísimo a dar el tono del poemario. Es lo primero que ve el lector, así que, en mi caso, la portada me ha favorecido indiscutiblemente.

 

Con EntreEscritores, me he dado cuenta de lo importante que es el diálogo para mejorar y conocer otros puntos de vista. Ha sido un paso de gigante y estoy encantado

 

El poemario que todos deberíamos leer…

No le puedo decir uno en concreto, yo no sé tanto. Pero sí ejemplos como el poema ‘Ítaca’ de Kavafis, el ‘Cuaderno de Nueva York’ de José Hierro, ‘Born to run’ de Bruce Springsteen o ‘Hurricane’ de Bob Dylan.

Y quiero citar al autor francés Lamartine que escribió: «El libro de la vida es el libro supremo/ que no podemos reabrir ni cerrar a nuestro antojo/ el pasaje conmovedor no se le dos veces/ pero el capítulo fatal aparece por sí solo/ querríamos volver a la página en la que amamos/ y la página en la que morimos, ya está bajo nuestras manos».

 

¿Qué te has encontrado en EntreEscritores?

La manera de hacer mi obra visible a un público muy amplio y las opiniones de los lectores sobre mis poemas, una cosa que necesitaba. Al principio yo era muy celoso de lo que escribía. He aprendido que un poema escrito no está terminado hasta que alguien lo lee. Es una actividad compartida. Y EntreEscritores es un fantástico vehículo.

 

¿Qué obra te ha sorprendido?

Lo que más me ha sorprendido es que el libro de poemas ‘Papeles oscuros’, de Jorge Lozano, está en el ránking de los más leídos. Y hay otros poemarios que están entre los 10 primeros. Esto es un regalo de los lectores y un triunfo para los que amamos la poesía.

 

El viejo de joven fue niño

 

 

Email this to someoneShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrTweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *