Encuentra lectores para tu libro

Consigue que una editorial lo publique

Publica tu libro

Silvia Fernández Díaz, autora de «Solo con hielo»

Desde el año 2004 hasta hoy la literatura se ha convertido en «la otra vida» de esta administrativo que no teme plasmar sus obras ante los jurados de distintos concursos – finalista en VII Antonio Villalba de cartas de amor en 2008 y también en el 2010 con su libro «El reflejo del eclipse» en el Caja de España de Libro de cuentos- . En su día cuando autopublicó su obra «Solo con hielo» en Entreescritores.com, conquistó los primeros puestos del ranking de los más leídos y hoy ésta «cuentista» nata nos comenta sus impresiones sobre lo que significa lanzarse a la carrera editorial.

 

Silvia Fernández Díaz

¿Cómo has vivido la experiencia de ser finalista en varios concursos literarios? ¿Significó el espaldarazo necesario para tomarte esto más en serio?

Con la satisfacción de encontrar un reconocimiento externo. En mi caso, tardé bastante tiempo en asimilar que mis relatos pudieran interesar a alguien. Los concursos suponen una salida del círculo de los lectores habituales y, cuando te enteras de que alguien a quién no conoces le ha gustado tu historia, te alegra muchísimo. Es una inyección moral que, en este oficio solitario, anima a seguir escribiendo.

 

¿Qué debe esperar el lector de “Solo con hielo”?

Es una pregunta difícil. Me estoy acordando de una amiga que siempre me dice que “Solo con hielo” es un libro serio. Cuando me lo dice me hace gracia, pero ahora que lo pienso sé que es verdad. Es serio, en el sentido de que pretendo contar historias y no simples anécdotas. Además, soy consciente de que los lectores no van a encontrar unos relatos sencillos, ya que algunos resultan ambiguos y serán ellos quienes tengan que interpretarlos. Pero “Solo con hielo” es el libro que quería escribir, lo conseguí, y prefiero arriesgarme a contar con menos lectores que intentar complacer a todo el mundo.

 

La idea de abordar la historia desde la perspectiva de varios personajes resulta interesante ¿Cómo la has realizado?

En primer lugar, he procurado que los protagonistas de los relatos fueran personajes de distintas edades, sexo y condición social. En ocasiones, los libros de relatos tienen una textura tan homogénea que parecen protagonizados por un único personaje. En mi caso, lo he evitado para dar a entender que nadie estamos libres del engaño: el que nos hacen los demás o el que nos hacemos nosotros mismos.

Además, en algunos textos, el protagonista sabe lo mismo de la historia que el propio lector. Esto permite al espectador situarse en una posición privilegiada, meterse en la piel del personaje, y pensar cómo reaccionaría él, si le sucediera lo mismo. Mi pretensión es que el lector pueda sacar sus propias conclusiones a medida que avanza en la lectura.

Por último, he evitado que el narrador emita juicios de valor sobre las situaciones. Las historias están mostradas para que hablen a cada lector en particular.

 

¿Por qué la mentira como temática central?

Lo queramos o no, las mentiras o los engaños forman parte de nuestra condición humana. Mentimos cuando nos preguntan cómo estamos y contestamos que estamos bien, sin levantar la mirada del suelo. Nos engañamos diariamente soportando un trabajo en el que somos infelices o cumpliendo un montón de obligaciones mientras nos decimos que eso es lo que realmente queremos. Callamos ante las mentiras de los demás porque preferimos que ellos hagan lo mismo ante las nuestras. No hay escapatoria posible. Si nos atrevemos a decir la verdad, también pagamos las consecuencias. De ahí el título: “Solo con hielo”.

 

¿Existe algún hilo conector en tu obra o se trata de historias independientes en el tiempo y el espacio?

“Solo con hielo” son historias independientes, tanto espacial como temporalmente. Pero, después de escribir y seleccionar los relatos que quería incluir en el libro, me di cuenta de que en todos narraba una situación que el protagonista no quiere ver o que suponía una ruptura en su cotidianeidad.

En definitiva, descubrí que, sin haberlo previsto antes, el eje vertebral del libro eran los engaños.

 

¿En qué autor te inspiras?

No podría citar solo un autor. Bien es cierto que cuando leo a un escritor que me gusta me apetece experimentar con lo que me haya llegado de él. Uno de los relatos del libro titulado “Excursiones” surgió después de leer los “Relatos autobiográficos” de Thomas Bernhard. No le conocía y me impactó. Indudablemente, nadie detectaría en mi relato la huella de este magnífico escritor, pero yo sé que me ayudó a encontrar la voz que necesitaba para escribir mi texto.

“Solo con hielo” ha sido un libro de largo recorrido y, durante este tiempo, he conocido y leído a muchos escritores. Podría citar a Cortázar, Magda Szabo, Sándor Marai, Faulkner, Duras, porque me han aportado distintas visiones. Pero también estoy en deuda con escritores como Carmen Martín Gaite, Pérez Galdós o Baroja que me entusiasmaron años atrás.

 

¿Es posible “aprender” a escribir?

Naturalmente que sí. Mi experiencia como alumna de los talleres literarios ha sido inmejorable. Me han permitido descubrir, interiorizar y reconocer muchos aspectos de la literatura que, por mí misma, me habría llevado muchísimo más tiempo: la estructura, los narradores, las voces, la construcción del personaje, los estilos narrativos…

Además, he tenido la suerte de que en los talleres también me hayan “enseñando a leer”. Y no quiero decir que antes no leyera, siempre lo he hecho, pero no con el rigor de ahora. Antes me resultaba mucho más complicado discernir por qué me había gustado o no una novela, comprender el significado de una metáfora o un símbolo, no reparaba en los símiles. Este aprendizaje de la literatura es la primera puerta que un escritor debe cruzar para escribir sus textos. La lectura comprensiva es imprescindible.

Por otra parte, está el factor del talento. Es indudable que unas personas tienen más talento que otras y eso no se puede aprender. Pero he conocido personas que, gracias a su perseverancia y esfuerzo, han conseguido alcanzar niveles más altos en la escritura que otros escritores aparentemente más capacitados.

 

¿Qué destacarías de nuestros lectores, de sus críticas y comentarios?

En primer lugar, agradezco enormemente el tiempo y el esfuerzo que dedican a leernos y comentarnos. La mayoría de los lectores intentan comentar con rigor y aportar su apreciación personal respecto al texto que acaba de leer.

Por otra parte, todos y cada uno de los escritores tenemos gente conocida que nos ofrecen su apoyo. Pero me apena que también haya lectores cuyo único objetivo sea favorecer a sus amigos y, para ello, valoren al resto de una forma competitiva. Personalmente, creo que este no es el lugar indicado para poner la zancadilla a nadie. Todos los autores que publicamos nuestros trabajos hemos tenido que esforzarnos para escribirlo y tenemos mucha ilusión en este proyecto.

 

¿Estamos ante una nueva forma de interpretar el mercado editorial o sencillamente ante una nueva oferta online que demanda un tipo concreto de lector?

Con el ebook, soy bastante tradicional. Me compré uno hace cuatro años y no lo uso ni en vacaciones. Me encantan las librerías, las ilustraciones, el olor de los libros, marcar con adhesivos las frases que me llaman la atención… Creo que todo, excepto el espacio que ocupan en las estanterías. Pero es una visión personal. Conozco a bastantes personas que desde que existen los ebooks leen más.

Respecto a la posibilidad de publicar online, opino que una vía estupenda para darnos a conocer. Más en este tiempo en que las editoriales tradicionales lo tienen tan difícil económicamente para arriesgar por escritores noveles. Es evidente que el mercado editorial tiene que reinventarse y que las nuevas tecnologías irán encontrando su espacio. Creo, o quiero creer, que tanto las publicaciones en papel como las digitales convivirán sin problemas. Por mi parte, estoy encantada por el apoyo y la visibilidad que me estáis ofreciendo. Muchas gracias, EntreEscritores.

 

¿Alguna obra favorita en nuestra plataforma?

Apenas llevo una semana en EntreEscritores. No he tenido tiempo de leer más que un libro que, dicho sea de paso, me ha parecido interesante. Estoy convencida de que en la plataforma hay novelas, libros de relatos o poemarios interesantes y escritos con intencionalidad literaria. Pero aún no he podido leerlos, valorarlos y comentarlos, aunque mi intención sea hacerlo.

 

Solo con hielo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Email this to someoneShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrTweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *