Encuentra lectores para tu libro

Consigue que una editorial lo publique

Publica tu libro

Tag : novela-historica

post image

“Esta crisis no se arregla con cambiar alguna pieza averiada del sistema sino cambiándolo todo”

Portada que muestra a dos personas mayores dentro de un coche

DESCARGAR LIBRO EPUB O PDF

Entrevistamos a Ricardo Echanove Tuero con motivo de la próxima publicación de `Cosas de mayores´, “un relato de ficción muy realista y sin concesiones a la fantasía” protagonizado por dos octogenarios sin miedo de pasar revista a sus vidas.

La esperanza es la máxima que empapa la literatura de Echanove Tuero, uno de los autores más queridos y mejor valorados de Entreescritores.com. Un “joven octogenario”  que ha sabido disfrazar el ensayo de comedia y que ha analizado una y mil veces esta sociedad.

¿Cuándo diría que se convirtió en escritor?

Yo empecé a publicar después de mi jubilación. Así que hablando en términos apropiados, no tengo eso que se llama una gran trayectoria literaria, pese a mi avanzada edad. Ahora bien, mi afición a escribir nació conmigo, y a lo largo de mi vida he escrito decenas de relatos de viajes y cuentos variados, artículos en prensa, principalmente de contenido político,, infinidad de escritos sueltos sobre diversos temas. Libros publicados se cuentan con los   dedos de la mano: “Donde siempre a la misma hora”, crónica novelada sobre la transición española a la democracia; “Humor y Amor a la carta”; “Cosas que me contó mi primo” -novela inspirada en la muerte anunciada de un entrañable amigo-; “Pero no estamos solos” -sobre la crisis económica y demás crisis de las que lamentablemente no acabamos de salir, y finalmente, “Cosas de mayores. Parlas y andanzas de dos jóvenes octogenarios”, que acaba de ver la luz.

Se ha movido por las lindes de la crónica novelada uno de los géneros más vendidos en España ¿Por qué el lector se encuentra cómodo con esta narrativa?

El escritor siempre escribe sobre sus propias experiencias, sobre lo que va conociendo y experimentando a lo largo de su vida. Y es la nostalgia de todo ello la que empuja al escritor vocacional a reproducirlo de alguna manera. Unas veces se limitará a reproducir la realidad tal como pasó o la recuerda, y otras preferirá meterse en los territorios de la ficción y escribir sobre lo que no pasó pero pudiera haber pasado. No suele haber ni crónicas puras ni pura ficción. Con mayor frecuencia se produce una mezcla de ambas. Y el lector parece agradecerlo porque además de emocionarse y divertirse al mismo tiempo, se enriquece culturalmente. Incluso la considerada como historia pura, ya sabemos que no es sino una versión más de lo que realmente sucedió, pero habría otras versiones. Precisamente aquí, en España, La Transición a la democracia del año 1977 despertó la avidez por conocer otras versiones de nuestra historia distintas a la que se nos había contado en exclusiva, y no es por eso de extrañar que haya sido uno de los géneros más vendidos.

En tiempos de crisis la lectura es bálsamo de fierabrás.  Si la superventas Almudena Grandes nos pone nostálgicos con sus “Besos en el pan” ¿qué consigue “Pero no estamos solos”?

La crisis que venimos padeciendo en los últimos años en España es de tal dimensión y gravedad que tenemos que acogernos al no pequeño consuelo de que esto no solo nos ha pasado en España por la burbuja inmobiliaria y la corrupción, o porque “somos un desastre” sino que también el mundo globalizado y particularmente Europa, está en crisis, en una crisis sistémica, total, de las que no se arreglan con cambiar alguna pieza averiada del sistema sino cambiándolo todo. A día de hoy nadie sabe con certeza en qué va a quedar el mundo que conocemos. Y ante este horizonte de incertidumbre y confusión se me ocurrió poner a mi anterior relato el título “Pero no estamos solos” para provocar un alivio en el lector, como pura expresión de esperanza.

¿Por qué un relato coral?

Inicialmente se creyó que la crisis financiera era algo que solo afectaba a círculos muy profesionales relacionados con el dinero.Enseguida empezó a extenderse a todos los estratos de la sociedad y la ciudadanía a sentir los efectos de la misma en su propio bolsillo o en su estatus laboral o profesional, especialmente los afectados por el paro , la expresión más dolorosa de la misma. Y en las calles de la ciudad ya no se hablaba de otra cosa, ni en las barras de los bares, ni en los enmoquetados clubs, ni en las fábricas y despachos. Vamos la crisis se había socializado, todo el mundo acabó aprendiendo lo que significaba la “prima de riesgo”. Por eso, escribir sobre este tema no podía hacerse más que desde una perspectiva coral.

 

Al final, todos acabaremos haciéndonos mayores. Y esa es la modesta pretensión de “Cosas para mayores”, cuyo solo título es toda una declaración de intenciones

 

Últimamente su carrera se ha enfocado hacia un público lector más adulto ¿Existen géneros literarios sólo para los más mayores?

A mí me suele ocurrir que después de leer algo más o menos interesante me he dicho al acabar, “en cualquier caso, qué bien escrito está, o lo contrario, qué pobremente escrito está, o directamente, cómo ha podido publicarse algo tan confuso o mal escrito”. En definitiva, yo creo que el buen lector aprecia también la pulcritud literaria o la falta de ella al margen del contenido. Y siguiendo esta línea argumental, más que de géneros literarios para mayores yo diría que hay argumentos y contenidos especialmente interesantes para mayores pero que pueden interesar a otros lectores de cualquier edad si están certeramente explicados. Al final, todos acabaremos haciéndonos mayores. Y esa es la modesta pretensión de mi último relato “Cosas para mayores”, cuyo solo título es toda una declaración de intenciones.

La edad no ha sido capaz de restarle ni un ápice de su hilarancia. En su segunda obra, la colección de relatos “Humor y amor a la carta”, hace gala de un humor fresco del que se sirve para explorar al ser humano. Con permiso de Quevedo, la verdad ¿mejor mostrarla en camisa que desnuda?

Mantener el sentido del humor ante la vida y la disposición a tomarse uno a sí mismo un poco en broma es un privilegio del que me siento muy satisfecho a mi edad. Creo que eso se lo debo a haber formado parte de una familia de doce hermanos y a haber tenido una madre que vivió con gran lucidez hasta los 106 años. Y, por supuesto, estoy plenamente de acuerdo con Quevedo.

Su obra tiene como epicentro inamovible al ser humano

Yo creo que es una vocación: desde que nací lo que más interés, curiosidad, ternura y respeto me ha inspirado siempre ha sido el ser humano que tengo enfrente, tan frágil, tan contradictorio y tan inseguro a pesar de toda apariencia, el ser humano como superviviente.

¿Ha sido su trayectoria vital lo que le ha llevado a reflexionar sobre la personalidad?

Digamos que he tenido la suerte inmensa de haber conocido desde dentro una notable variedad de situaciones y comportamientos humanos . Pero insisto, lo principal en mi caso creo que ha sido esa especial e innata inclinación o interés  por cualquier ser humano que conozco.

La edad ha sido un constante en esta entrevista por eso me entra una duda ¿Los escritores se retiran?

Pues yo diría que sí, como los pintores, los escultores, los cirujanos, los abogados , los fontaneros o los artesanos.. Aunque se conserve la lucidez, la memoria o la rapidez mental no es la misma a medida que se van cumpliendo años y alcanzando una edad como la mía; pero ni siquiera la letra propia, “esa nadería”, que diría Borges, de deslizar el bolígrafo sobre el papel. Falla el pulso, empiezan a fallar muchas cosas, lo que naturalmente no significa que uno no pueda seguir creando y disfrutando y emocionándose con lo que sucede alrededor o hagan los demás.

¿Qué opina del conflicto vivido por algunos autores a principios de 2016 en relación al cobro de sus pensiones?

Me parece un ensañamiento fiscal impresentable y, además, un error, porque la actividad cultural y creativa debiera fomentarse por el beneficio que puede proyectar hacia los demás.

85 años no son nada. Goethe publicó su Fausto con 80 ¿Le queda entonces alguna novela en el cajón?

Goethe fue un genio. También yo, sin serlo, siento que me queda algo por decir, en la recámara. Pero tengo la impresión de que más que largos relatos intentaré expresarlo en cuentos y relatos cortos, que aunque sean igual de difíciles de lograr que las novelas, siempre “la carpintería” del relato resulta menos complicada y laboriosa. Luego te pones a escribir y no sabes por donde pueden salir las cosas, Pero eso sí, en cualquier caso y a poder ser, que el final de la vida me coja trabajando en este bendito hobby de escribir que está llenando mi vida.

La vida es un filón inagotable y me quedan muchísimas cosas interesantes sobre las que seguir escribiendo

 

 ¿Seguirá la edad presente en su próximo proyecto?

Presiento que nada especial, creo que ya he dicho lo poco o mucho que quería decir sobre la ancianidad. La vida es un filón inagotable y me quedan muchísimas cosas interesantes y bellas sobre las que me apetecería seguir escribiendo en el caso de que pudiese continuar haciéndolo.

Publicar libros en Entreescritores y distribuir ebooks en bibliotecas

Los autores independientes tienen abiertas las puertas de las bibliotecas. A principios de este año Entreescritores estrenaba colaboración con Seebook, que entró entonces a formar parte nuestras editoriales colaboradoras. Hace tan sólo un mes nos anunciaron su interés en distribuir en bibliotecas la obra de Jaume Burgell, “La guerra de l´avi”, una novela histórica elegida en 2014 por los lectores de Entreescritores como la mejor obra en catalán.

El pasado 28 de mayo Seebook, con Rosa Sala al frente, presentó en la biblioteca barcelonesa del Clot – Josep Benet, varias de las obras de escritores independientes que distribuirán en bibliotecas, entre ellas la de Burgell y Sala ha compartido sus impresiones con nosotros.

¿Por qué Seebook elegió “La guerra de l’avi” para ofrecerle la posibilidad de distribuir en bibliotecas?

La guerra del´avi_entreescritores_seebook difusión_autor

Jaume Burgell, autor de La guerra de l´avi

Rosa Sala (R.S): Nos gustó mucho lo que pudimos leer en Entreescritores. Para un proyecto a celebrar en bibliotecas nos pareció muy oportuno elegir a un autor capaz de enfocar una temática difícil, como es la Guerra Civil, para un público joven. Estamos seguros de que las bibliotecas catalanas van a saber sacarle partido a esa circunstancia organizando clubs de lectura con el autor y otros actos presenciales, que es uno de los objetivos secundarios de este proyecto.

¿Cómo transcurrió la presentación de la obra?

Como se aprecia en las imágenes del final, fue una presentación muy concurrida. El acto en sí fue dinámico y variado, gracias a la diversidad de las obras presentadas. Los autores supieron atenerse al tiempo que se les había indicado y supieron comunicar a los concurrentes el interés de su obra.

 

¿Cómo valoráis esta experiencia con Entreescritores?

La presencia de autores del nivel de Jaume Burgell en su catálogo demuestra la riqueza, variedad y alta calidad de las obras que tienen en su plataforma. Fue un placer colaborar con ellos: se mostraron colaborativos y muy profesionales. Creemos que el proyecto “Seebook Indie en bibliotecas” es una fórmula óptima para dar a conocer nuevas voces literarias allí donde realmente se encuentran los lectores: en las bibliotecas. Esperamos poder seguir colaborando con Entreescritores en las futuras ediciones de este proyecto.

 

Tú también puedes distribuir tu ebook en bibliotecas

Imágenes cedidas por Seebook

Camilo Delgado: “Entreescritores es una excelente manera de relacionarme con otros autores, intercambiar ideas y compartir las mías”

“Hasta la fecha he escrito tres libros, el primero de ellos titulado “Enfermar y Morir ¿Para qué?” fue publicado en Colombia por la Fundación Cultural Javeriana (JAVEGRAF), en esa época la edición se agotó por completo”

(más…)

post image

Jordi Jové autor de “El portulario de Blanes”: “Ninguna obra literaria está acabada hasta que no entra en contacto con los lectores”

Creo que ninguna obra, literaria o artística, está acabada hasta que no entra en contacto con los espectadores/lectores. La introducción en el mundo editorial es difícil, por tanto la mayoría de las veces la única manera de que tu obra logre el objetivo de llegar a los lectores es la autopublicación, y a veces, con suerte, llegar a interesar a un editorial.

El autor de “El portulario de Blanes” ha compartido con nosotros su experiencia como escritor autopublicado.

  (más…)

post image

Amador Castro, autor de `Memorias de antes del embalse´: “Hay escritores antena y escritores foco”

Licenciado en sociología, desarrollador informático y escritor de historias. Así se define Amador Castro Moure, autor de la novela histórica `Memorias de antes del embalse´,  una narración destinada a ser un relato corto pero convertida en toda una novela disponible en castellano y gallego.

¿Cómo llegaste a Entreescritores.com?

Un poco por casualidad. Yo había publicado mi novela en Lulu, Bubok y Amazon, cuando una amiga me preguntó qué pasos había que dar para publicar en esas plataformas. Quise darle una información completa y realicé una nueva búsqueda en Google para comprobar si había otras plataformas. No estaba en la primera página del buscador, pero como lo que quería sabía que no iba a estar allí, seguí pulsando sobre el enlace “siguiente” hasta que encontré Entreescritores.com y quedarme.

¿Qué te llevó a publicar tu libro en Entreescritores?

Me gustó la idea de red social; un espacio donde los papeles de lector y autor se pueden mezclar e invertir. Donde la persona lectora, al ver la cantidad de personas anónimas que se deciden a publicar, puede animarse a actuar y convertirse en autora. Eso diferencia a Entreescritores.com de otras plataformas, simples tiendas online en las que nadie se acuerda nunca de volver para comentar una lectura.

¿Por qué abandonaste la poesía?

Cuando vi impresos cinco poemas míos en una antología “de verdad” que ya no se podía “borrar”, decidí que la poesía no era lo mío. Aunque es cierto que aquellos poemas estaban escritos cuando tenía dieciséis años, no quise poner la edad como excusa.

Ser poeta es una mezcla, no necesariamente a partes iguales, entre una capacidad innata de síntesis que te permite explicar, con una palabra, todo un universo y una inagotable capacidad de trabajo para buscar la palabra exacta que encaje en el ritmo deseado, sin perder ni un solo matiz del mensaje. Una buena poetisa es la persona que te está hablando del mar y en cuatro versos es capaz de hacerte sentir el vaivén de las olas meciéndose (y meciéndote) mientras lo lees.

Por eso dejé de escribir: me lancé a la música, donde las letras, con todo y tener algo de poesía, no son tan exigentes y donde la herencia que nos dejó el punk incidía sobre el hecho de que cualquiera puede ser músico: sólo debe tomar un instrumento y ponerse a tocar. Curiosamente esa idea la retomé, años después, para desempolvar mi deseo de volver a la escritura.

Me gustó la idea de red social; un espacio donde los papeles de lector y autor se pueden mezclar e invertir

¿Narrativa o poesía?

Como escritor creo que ya he respondido antes. La narrativa es más adecuada a mis capacidades, tanto de trabajo como de síntesis. Con la narrativa puedo saltar de un árbol a otro y volver al anterior sin que se pierda la esencia de la historia que estoy contando.

¿Y como lector?

Como lector depende. Para leer poesía se necesita un tiempo, un espacio y una cierta intimidad. Para la narrativa vale cualquier lugar. Cuando la vida me permite un pequeño oasis, leo poesía. En general suelo leer narrativa.

¿Qué se va a encontrar el lector en “Memorias de antes del embalse”?

Bien. La pregunta creo que debería ser ¿Qué creo yo que van a encontrar? Lo que yo creo que van a encontrar quienes la lean es una historia, con formato de novela negra, de búsqueda de las raíces, un reencuentro con la figura paterna, que se convierte en un aprendizaje. Una historia en la que hay amor, desamor, dolor y también humor. Algunas personas que la han leído han visto cosas que yo no pensaba que pudieran encontrar entre las palabras que he escrito.

Las personas, cuando leemos, solemos buscar, además de un rato de entretenimiento, identificarnos con algún personaje de la historia, no siempre los protagonistas, lo que lleva a que cada lector tenga su propia perspectiva, su propia predisposición y su propio estado de ánimo influyendo en la historia que está leyendo y, por tanto, sus propias conclusiones al respecto.

Me sentiría más que satisfecho con que el lector se encontrase con una historia razonablemente bien escrita, que llegue a emocionarle en algún momento y con la que pueda pasar unos ratos entretenidos.

Cuando leemos, solemos buscar, además de entretenimiento, identificarnos con algún personaje de la historia, no siempre los protagonistas, lo que lleva a que cada lector tenga su propia perspectiva

¿Cómo construiste la novela y por qué la defines como “histórica”?

Cuando he dicho que abandoné la literatura, no era del todo cierto. Durante años, de vez en cuando, me venía una narración corta a la cabeza y la escribía. Tenía la idea de juntarlas todas en un libro de relatos. El fallecimiento de un disco duro tuvo como consecuencia la pérdida de todas aquellas narraciones. Esta novela surgió como una narración corta más. Una amiga la leyó y me sugirió que la convirtiera en novela, ya que la historia daba para bastante más que para un cuento. Le hice caso y aquí está.

En cuanto a definirla como “histórica” tiene que ver con las etiquetas disponibles, No es de ciencia ficción, ni erótica, ni de terror. Tampoco es, exactamente, policíaca o de aventuras. Así que, dado que la mitad de la novela está ambientada en un tiempo histórico como es la posguerra, decidí etiquetarla como novela histórica aunque tampoco es eso exactamente.

¿Quién es César Acosta?

César Acosta es un analista informático forense criado en París y nacido en Buenos Aires, aunque no recuerda nada de su ciudad natal. Vive con su padre viudo, huraño y taciturno en un salón de billar, con vivienda en el piso superior. Al morir aquél y dejarle escritas, en una carta, más ternura y más palabras de las que le dirigió en vida, decide viajar un verano a la Galicia paterna e investigar cómo fue la vida de aquél hombre desconocido al que odiaba. También ayuda a la realización de ese viaje la necesidad de olvidarse de una historia de amor con Valérie que no le llena y que le desconcierta.

Una de tus lectoras comparaba a tu protagonista con Pepe Carvalho o Salvo Montalbano

Je, je, debe ser una lectora muy benévola o una gran gourmande. Creo que esa lectora ha entendido que César Acosta, una vez concluida la investigación sobre la vida de su padre, bien podría dedicarse a investigador privado. Le une a los mencionados, a diferencia de los investigadores nórdicos, su disfrute de la comida y la curiosidad por su elaboración.

Es muy posible que el camino de investigador sea el que siga César Acosta en la segunda novela que estoy ideando, aunque nunca podrá ser un investigador “a tiempo completo” como ellos, sobre todo como Montalbano que es policía. Admiro mucho a Vázquez Montalván y a Andrea Camilleri, pero para Carvalho y Montalbano ya están los suyos y están muy bien.

¿En qué o quién te inspiraste?

Como dice César Acosta en el epílogo, en gentes realmente existentes en la Galicia rural, en guerrilleros reales que se echaron al monte sin saber siquiera, muchas veces, que iban a convertirse en guerrilleros, en historias de la infancia de mis padres y en gentes anónimas que he visto yo mismo.

Como decíamos cuando editábamos la revista “Sorra”, hay escritores “antena” y escritores “foco”. Los escritores “foco” escriben sobre sí mismos y sobre recuerdos personales (fue por aquella época cuando leí el relato de Woody Allen “Para acabar con los libros de recuerdos”). En cambio los escritores “antena” recogen situaciones y anécdotas de lo que ven y las utilizan, las deforman o, simplemente, las “plagian” para plasmarlas en un papel.

Cuando escribía poesía era “foco”. Escribiendo narrativa soy “antena”.

¿Por qué un embalse y de la Galicia rural?

Paseando por una ciudad, o por un pueblo, vemos aquí y allá vestigios de su historia junto a construcciones modernas que algún día se convertirán en vestigios de su historia. Las gentes de esos lugares llevan parte de esa historia en su forma de ser.

Los embalses han relegado al olvido (y siguen haciéndolo allí donde se construyen) la memoria viva de muchas sociedades, entendidas como comunidades humanas obligadas a la diáspora, independientemente de la cantidad de personas que las componen. En épocas de sequía surge de las aguas el fantasma de un campanario, el de los muros de unas tierras de labranza o el de un árbol solitario, como testimonios mudos de un tiempo indescifrable en el que allí abajo vivían personas con sus anhelos, sus tristezas, sus problemas y sus sueños. Es una metáfora de las vidas de quienes fueron enterrados en fosas comunes, enterrando junto con ellos sus historias de vida.

La Galicia rural es, por un lado, mi origen; la diminuta aldea en la que nací y en la que apenas viví tres años. Por otro lado, es un escenario que raramente se utiliza en la literatura contemporánea. Sin embargo, igual que todas las ciudades del mundo se parecen, también tienen tendencia a parecerse las historias que ocurren en esas ciudades. Además, apenas se les dedica algún párrafo en los libros de historia. Y la parte de la novela que ocurre en la época contemporánea, retrata ese contraste de gentes que viven y trabajan en el mundo rural y ven videoclips en la MTV, se conectan a Internet, escuchan música en Spotify y llevan un Smartphone en el bolsillo. Un mundo rural al que creo que una parte nada desdeñable de la sociedad urbana va a volver si seguimos por el camino actual de deshumanización.

 

La novela retrata ese contraste de gentes que viven y trabajan en el mundo rural y se conectan a Internet o llevan un Smartphone en el bolsillo. Un mundo rural al que creo que una parte nada desdeñable de la sociedad urbana va a volver si seguimos por el camino actual de deshumanización

Publicaste simultáneamente la novela en gallego y castellano pero curiosamente tiene más lectores en gallego ¿A qué lo achacas?

Je, je. Es un poco equívoco. Publiqué la novela en gallego unos días antes de publicar la traducción y, en ese tiempo, algunos amigos míos acudieron a mi llamada. No todos la han leído en gallego, pero era la única en la que podían dejar comentarios. Cuando me di cuenta, publiqué la versión castellana, pero ya era tarde. Lo cierto es que todos los que han dejado comentarios han leído la novela y, si he de creer en su sinceridad, les ha gustado.

Hace poco celebrábamos el Día del Libro, como escritor novel ¿Qué momento vive el sector editorial?

Creo que es una época de transición en la que mucha gente del mundo editorial (y de otros mundos) está desorientada. Parece como si viviéramos una lucha entre el papel y la electrónica en la que, inexorablemente, vencerá la electrónica. Y el miedo a esa incertidumbre hace más cautas, si cabe, a las grandes editoriales que apuestan sobre seguro (o eso creen).

Sin embargo yo no creo que el formato digital deba desbancar, necesariamente, al formato tradicional en papel, igual que hay mucha gente que “ha vuelto” al vinilo o que sigue leyendo el periódico cada día. Es cierto que eso perjudica a quienes apuestan por el consumo masivo, que les desmonta la compleja estructura sobre la que montaron su negocio. Pero, por otra parte, permite que surjan pequeñas editoriales con otro tipo de apuesta más minimalista, que haya nichos de mercado (de otro tipo de mercado) para proyectos nada faraónicos.

Igual que creo que está sucediendo con la economía, donde mucha gente está retomando pequeñas formas de negocio tradicionales para reinventarlas y ganarse un espacio, virtual o real, en la sociedad actual, intuyo que pasa algo parecido en el mundo editorial, donde personas que realmente aman la lectura, se arriesgan y reinventan el negocio para hacerlo compatible con el escenario global en que respiramos actualmente.

Ojalá se trate de una interpretación acertada de lo que está ocurriendo y todas estas formas de nueva economía no se vean engullidas por la vorágine especulativa.

¿Qué destacarías de tu paso por Entreescritores?

Como he dicho, me gusta la idea de que esto sea una red social que permita la retroalimentación entre quien escribe y quien lee. Evidentemente aún está un poco en pañales, pero en cualquier momento puede dar el paso desde ser una muy buena idea a ser un gran éxito en la red. Cuesta romper esa barrera psicológica que impide a muchas personas acercarse a un libro de alguien desconocido. Y cuesta romper con la dinámica publicitaria de que hay que leer lo “que toca” leer. Hace falta mucho poder económico para destruir las “verdades” inculcadas por la publicidad. Afortunadamente, el ser humano no es un autómata programable y muchas veces reacciona de forma incomprensible para los publicistas. Si funciona el boca a oreja, entreescritores.com puede funcionar también.

¿Algún autor ha despertado tu interés como lector?

He empezado a leer “Me cagho no demo de Anllóns” de Raquel Couto Antelo y me está enganchando. He empezado por los autores en gallego porque sólo somos tres y hay que apoyar a la gente que hoy en día tiene la valentía de escribir en ese idioma.

Antes de decidirme leí la primera página de unas cuantas obras. Igual que ocurre en una librería, es muy importante la sinopsis, la portada y la primera página para que nos decidamos por leer una u otra obra. Cuando era un niño devoraba libros porque tenía todo el tiempo del mundo para leer. De adultos, lamentablemente, el tiempo de que disponemos suele ser limitado y hay que tomar una pequeña decisión antes de escoger.

 

Memorias de antes del embalse_novela histórica_entreescritores

Rufas, autor de “La muchacha del capuce oscuro” y “Rocas Mágicas…” : “Me da la sensación de que las editoriales se inclinan por caras conocidas del sector audiovisual que les garanticen ventas”

Tres novelas publicadas y un guión para un cortometraje componen la carrera literaria de José Ignacio Rufas Tena, un escritor versátil que ha sabido adaptarse a las nuevos tiempos y ha encontrado en Entreescritores “un escaparate perfecto para tener acceso a las opiniones de terceros”. Hoy nos habla de su experiencia creativa y de cómo ve el sector editorial español.

 

IgnacioRufas_escritores_publicados_entreescritores¿Qué diferencia hay entre escribir un libro y un guión cinematográfico?

Un guión cinematográfico sólo pretende ser una herramienta para facilitar un trabajo posterior de rodaje, por tanto no tiene por qué contener los elementos retóricos de una novela, como la descripción detallada de ambientes o personajes. De todos estos elementos se encarga el resto de personal que interviene en la grabación (sonido, fotografía, dirección artística,…). Pero todo esto no quita mérito a la escritura de un guión. Para él se requiere la misma imaginación que para una novela, además de tener que atender a temas más técnicos como encuadres, secuencia de planos, fundidos, planos fijos, etc.

 

Has tocado todos los géneros, desde la narrativa hasta la poesía pero ¿Cuál es tu género?

Sin duda la narrativa, la poesía fue para mí un juego en una época pasada. La narrativa te da la posibilidad de contar una historia, situarla en el tiempo y el espacio, te permite contar tus vivencias, ideas y recuerdos, crear unos personajes a gusto del autor; en definitiva es el género más versátil que conozco y el que más me atrae.

(más…)

Enrique Gutiérrez, autor de “Marina y Floro”: “Se editan unos 287 títulos ¡diarios! 57 de ellos en digital”

El autor de “Marina y Floro” lo tiene claro, “no me considero escritor”, sin embargo le ha dado forma a un relato sentido y veraz en medio de lo que él mismo ha denominado “fiebre” creativa. Su carrera literaria no empieza aquí ni mucho menos, la profesión de periodista le ha acercado más de una vez al círculo de los escritores publicados pero actualmente no entiende la escritura como profesión sino como “divertimento”. Así es Enrique Gutiérrez.

 

Enrique_gutierrez_escritor_entreescritores¿Se puede vivir exclusivamente de la literatura?

Supongo que sí. Cuando se llega a un cierto nivel, pero no creo que sea lo normal. El porcentaje de escritores que viven exclusivamente de eso, debe ser mínimo.

 

“Marina y Floro” transcurre entre la guerra civil y la posguerra española ¿No tuviste miedo de recibir críticas por centrarte en un tema tan “trillado”?

Marina y Floro es la historia de una familia obrera. El que se desarrolle en la primera mitad del siglo XX y les haya tocado la guerra y demás, es circunstancial. Sólo se toca el tema de la guerra tangencialmente. Por otra parte, creo que todavía está por escribirse la crónica de aquellos años en forma seria y sin esquemas ideológicos. Es verdad que se han escrito obras importantes sobre algunos hechos, pero me parece que los españoles todavía no nos hemos enterado de lo que realmente pasó. De lo terrible y nefasto para España y sus habitantes que fueron esos años… y los siguientes. A juzgar por las ganas que parece que tenemos de continuarlo… Quizá haya que esperar a un par de generaciones…

La crítica, en su sentido real de la palabra, como análisis y observación de una obra y sus características, me parece siempre muy buena y es de agradecer. La diatriba sectaria, ideológica o de animadversión personal, como se entiende generalmente esa palabra, no me interesa, por lo que no le presto ninguna atención.

 

¿Por qué elegiste a una familia de clase obrera como “leitmotiv”?

Porque es mi familia y mis vivencias. Todo lo que se narra en el libro es real y he conocido a los protagonistas en carne y hueso.

(más…)

Jesús García-Barcala, autor de “Yo, átomo”

¿Quién no conoce “Érase una vez el hombre? Jesús García-Barcala  llega a Entreescritores.com con una especial visión de la historia a través de la ciencia que lo convierte en nuestro referente particular del “Big History”. En “Yo,átomo” éste hijo de españoles, nacido en México y licenciado en EEUU ofrece al lector una nueva forma de entender la “historia novelada”.

 

Jesús García-Barcala¿Hay algo de tu espíritu viajero en el estilo narrativo que ofreces?

No puedo negarlo, viajar me ha abierto los sentidos a distintas sensibilidades y formas de ver el mundo actual y el pasado. Me siento afortunado de haber convivido con gentes de tantas y tan variadas culturas, de quienes he absorbido experiencias que han ejercido una enorme influencia en mi modo de actuar y de pensar. Además, la mezcolanza de idiomas y sus singularidades marcan mi forma de escribir, pues soy consciente de que muchas veces escribo en un idioma pensando en otro, y eso da a mi estilo, creo, un toque de originalidad.

 

¿Es “Yo, átomo” una crónica de la civilización?

Es una historia del universo, nuestro planeta, la vida y la humanidad, desde el Big-Bang hasta nuestros días. Me gusta llamarlo una “historia novelada” porque la base del relato es real, o al menos lo que creemos que sucedió, pero contado desde el punto de vista de un héroe inverosímil. Es, además, una integración de las ciencias en la historia, ya que sin la astrofísica, la geología, la biología y la química es muy difícil comprender el por qué estamos aquí.

(más…)

Albert Winterhalder, autor de “El Faro de las Ballenas”

Periodista, documentalista y fotógrafo, en el currículum de Albert Winterhalder no podía faltar el oficio de escritor. Con un mimo por el detalle digno de un historiador este catalán guia al lector a través de las memorias de su padre en “El Faro de las Ballenas“.

2013-05-16 21.44.34Has publicado en varias ocasiones como también han sido varios los géneros que has tocado ¿Qué te atrajo de la novela histórica?

Colocar “El Faro de las Ballenas” bajo el apéndice de novela histórica vino marcado porque la narración que cuento tiene que ver con un determinado momento de la historia de Europa y del mundo. Aunque también hubiera podido encajar en un apartado de memorias, aventuras, o de autobiografías, ya que lo que cuento pasó en realidad, y mi padre fue el protagonista. En el apartado para obras en catalán de EntreEscritores está bajo el epígrafe de aventuras, ya que el libro tiene de todo un poco.

(más…)